DESPIÉRTAME CUANDO ACABE SEPTIEMBRE NOMINADA A MEJOR NOVELA NEGRA 2019 EN CUBELLES NOIR

¿Qué emoción!

Mi novela Despiértame cuando acabe septiembre es una de las nominadas a mejor novela negra 2019 escrita por una mujer en el festival de Cubelles Noir. Es un honor encontrarme entre obras y autoras a las que admiro. ¡Muchñisimas gracias!

 “Invisibles” de Graziella Moreno, editada por Alrevés.

Invisibles_Graziella Moreno_portada

 “Cometierra” de Dolores Reyes , editada por Sigilo.

Cometierra_Dolores Reyes_portada

 “Despiertame cuando acabe septiembre” de Mónica Rouanet, editada por Roca Editorial.

Cuando acabe septiembre_Mònica Rouanet_portada

 “Cuando es invierno en el mar del norte” de Leticia Sánchez Ruiz, editada por Pez de Plata.

Cuando es invierno_Leticia Sánchez_portada

Sudor frío” de Mª Carmen Sinti, editada por Grupo Tierra Trivium.

Sudor frío_Mari Carmen Sinti_portada

Para leer la noticia completa pincha en el siguiente enlace: https://cubellesnoirdotcom.wordpress.com/2020/04/24/les-nominades-dels-premis-cubelles-noir/?fbclid=IwAR0sMxRb90lAq9_paP2FglbXPx17BVmfcGbPf2GfOZS2w-syTSaHyxw200k

Relatos en LA VENTANA, cadena SER

Anoche, Roberto Sánchez volvió a cerrar su programa especial de LA VENTANA, en la cadena SER, con otro de mis Relatos del confinamiento leído por Carmen Ramírez, de Cadena Dial.

¡Todo un lujo! ¡Muchísimas gracias a los dos!

Si te lo perdiste, aquí te dejo el momento:

Ya sabes que puedes leerlos y escucharlos todos en esta web. Los encontrarás en la página de inicio.

Entrevista en LA VENTANA (Cadena SER)

Anoche, un poco antes de las 22:00 horas, Roberto Sánchez y yo estuvimos charlando en su programa de radio. Todos los sábados, de 21 a 23 horas, nos hace pasar un buen rato gracias a su Juego de Detectives, en el especial de LA VENTANA de Cadena SER, y ayer tuve la enorme suerte de participar e intentar resolver el misterio que nos planteaba. No di ni una, pero nos reímos y, entre otras cosas, charlamos del confinamiento y de lecturas.

Si re apetece escucharlo, pincha en el siguiente link.

¡DESPIÉRTAME CUANDO ACABE SEPTIEMBRE ES Nº1!

En poco más de 3 semanas, mi novela DESPIÉRTAME CUANDO ACABE SEPTIEMBRE, se ha colocado en el Nº 1 de descargas gratuitas de ebooks.

Gracias a la iniciativa creada por Blanca Rosa Roca, 30 autores de ROCA EDITORIAL, han cedido sus novelas de forma gratuita bajo el hastag #YoMeQuedoEnCasaLeyendo y el reslultado ha sido este:

https://www.harpersbazaar.com/es/cultura/ocio/g32080034/coronavirus-casa-libros-gratis-diez-mejores-amazon-semana-santa/?fbclid=IwAR1HtQuGhY8LRI9yDlhnsVLG8aJxduC4KbKxJhfPOwuEsskFseHMt4wLA0w

¡NO PUEDO ESTAR MÁS CONTENTA!

#YoMeQuedoEnCasaLeyendo

Si hay algo que me gusta en esta vida es tener la suerte de encontrar pequeñas librerías en las que sentirme como en casa. Y no hace falta haberlas visitado con asiduidad para que surja ese sentimiento, muchas veces me ocurre con librerías que visito por primera vez. Pensaréis que es por los libros. Sí, yo también lo pensaba; los libros suelen tener ese efecto, pero no. Es por las personas que las regentan: son libreros y libreras con vocación, a los que les apasiona y entusiasma su trabajo. Leen sin parar lo que cae en sus manos para ayudarnos, con sus conocimientos, experiencia y recomendaciones, a descubrir y amar la literatura. Además, muestran un respeto y una sensibilidad hacia los clientes realmente especial. No agobian, te dejan deambular, ojear y hojear por la tienda con total libertad y, solo en el momento indicado, se acercan a tu lado para decirte la frase oportuna: “Ese libro que tienes en las manos es una maravilla. Los personajes están muy bien trazados. ¿Conoces al autor?” o “Me encanta esa novela, he descubierto muchas cosas leyéndola, ¿quieres que te cuente algo sobre ella?” o un simple “¿Te apetece que te oriente un poco? Dime qué es lo que te atrae y te ayudaré a encontrar el libro que estás buscando.” Con su actitud transforman sus librerías en lugares únicos.

Es obvio que en este tipo de establecimientos también vas a encontrar los libros de moda, los que copan los primeros puestos de las listas, los que encuentras en los lugares preferentes de las grandes librerías, centros comerciales, quioscos de prensa e, incluso, supermercados. Pero, en este caso, no nos tropezamos con ellos nada más entrar sino que los localizamos junto a otros libros  menos populares aunque igual de buenos. A veces más.

La Benedetti es una de estas librerías y, antes de que toda esta locura nos encerrara en casa, fui a hacer acopio de algunas lecturas que me ayudaran a pasar el confinamiento de la mejor manera posible.

La Benedetti no es muy grande, aunque tampoco es pequeña. Tiene las paredes forradas con estanterías repletas de libros y un mueble central con repisas llenas de ejemplares. Cada vez que la visito busco con vehemencia un cartel hecho a mano con la leyenda “Nuestros 10 favoritos” colocado sobre la parte inferior de una de las estanterías laterales. Justo debajo, Oscar, el librero, coloca 10 novedades literarias, sus favoritas, que rara vez coinciden con las superventas del momento.

Como ya os he dicho, el pasado jueves estuve por allí. Isabel, más conocida como la librera madre, se me acerca mientras las miro.

—¿Qué me recomiendas de entre tus favoritos? —le digo.

—No sé… ¿De qué tienes cuerpo? ¿De ensayo, drama, novela negra…?

—Novela negra.

—Muy bien. Ahora mismo, en nuestros favoritos tenemos dos de ese género —me dice justo antes de coger uno de los volúmenes de su estante para dejármelo ver.

Mientras yo lo sostengo, ella me va contando el argumento. Enseguida me confiesa que, de las dos novelas negras que me está mostrando, se queda con una de ellas, la que me ha dado hace un momento, y me pregunta si conozco al autor. Me explica toda su trayectoria con los ojos llenos de ilusión y me detalla, sin revelarme nada que pueda estropearme futuras lecturas, los argumentos de sus libros anteriores. La librera madre y yo vamos pasando de un estante a otro, sacando ejemplares y pasando sus páginas, buscando frases, hablando de autores. De un libro llegamos a otro y, de ese, a otros diferentes de distintos escritores. De cada una de las novelas me descubre lo justo para hacerme desear leerla y averiguar qué es eso que la hace tan especial a sus ojos, aunque yo ya me he enamorado de esa que todavía llevo en mis manos, A plena luz, de J.R. Moehringer. Ya he decidido que será una de mis tablas de salvación para estos días.

Al fin, tras recorrer la librería entera, regresamos al punto de partida y volvemos a encontrarnos con los 10 favoritos de la semana, sus 10 favoritos, los de Isabel y Oscar (porque Oscar, en esto, es igual que su madre).

—Ahora bien, si yo fuera a llevarme algún libro de entre todos los de la librería y tuviera cuerpo de novela negra, sin duda me llevaría este —dice, y saca del mueble central una novela de 2008 que acaba de ser reeditada: Cualquier otro día, de Dennis Lehane.

No puedo evitarlo y me quedo con los dos.

Isabel ha regentado la librería desde su apertura hace ya 30 años. Antes de eso trabajó otros 30 en una editorial. Ahora ya está jubilada, le ha pasado la tienda a su hijo Oscar, con quien comparte la pasión y el entusiasmo por los libros, pero hoy lo está sustituyendo. Lo hace algunos días. Creo que no puede separarse del todo de sus lecturas.

Si me dieran a elegir, preferiría que mis novelas estuvieran en la lista de los 10 favoritos de librerías como la Benedetti aunque nunca engrosaran las listas de los libros más vendidos del año.

La Librería Benedetti se encuentra en el local 82 del CC Burgocentro de Las Rozas de Madrid.

AQUELLA VEZ EN BERLÍN

Hace poco, antes de que empezara todo este desbarajuste mundial, la escritora María José Moreno se puso en contacto conmigo para proponerme presentar en Madrid su última novela: Aquella vez en Berlín. Acepté sin vacilar a pesar de no haber leído todavía la obra. Conocía su Trilogía del mal, editada también por Versátil, y no tenía dudas sobre la calidad de su nueva novela.

Comencé a leerla, como siempre hago, con un lápiz entre mis dedos. Quienes me conocen bien saben que desgrano las lecturas que pasan por mis manos siempre con la intención de aprender. No suelo hacer reseñas, reseñas públicas, se entiende, aunque siempre escribo anotaciones personales sobre mis impresiones acerca de lo leído, tanto del contenido como del estilo literario.

Voy a contaros las que he sacado de Aquella vez en Berlín.

Lo primero que me ha llamado la atención ha sido la trama de la novela. Supongo que, tras haber leído las anteriores obras de Maria José, esperaba encontrarme frente a otra historia negra psicológica, pero pronto descubrí que Aquella vez en Berlín es una narración intimista centrada en los secretos que ocultan sus personajes. Richard, Thomas y Marie son el eje de esta novela en la que el desarrollo emocional y la creación de los primeros vínculos afectivos de los protagonistas sustentan el argumento: Richard, un arquitecto alemán afincado en Londres, recibe la visita del señor Parker, un detective privado que le verifica una información que trastocará su vida.

María José ha logrado crear unos personajes creíbles y perfectamente definidos que dan verosimilitud a su historia. Son personajes que van evolucionando a medida que el lector avanza en las páginas de la novela, lo que consigue que empaticemos con ellos y necesitemos permanecer a su lado a lo largo de la narración para compartir la trama que los envuelve como si fuera propia.

La forma en la que María José comienza la narración de esta novela me parece magistral. No nos cuenta, sino que nos muestra, a través de un estilo claro y conciso, lleno de verbos y sustantivos repletos de fuerza, cada uno de las escenas en las que se desarrolla la acción. Todo esto consigue que, ya desde la primera página, los lectores nos quedemos atrapados y no podamos soltar la novela hasta terminarla.

Los capítulos poseen diferentes narradores. Pasamos de la primera persona, protagonizada por Thomas, el secretario personal de Richard, a un narrador omnisciente que nos da la posibilidad a seguir de cerca al resto de personajes. María José juega también con un movimiento temporal que nos acerca aún más, si cabe, al fondo de esta historia tan bien trazada.

Después de leer la novela estoy deseando que la vida vuelva a la normalidad para poder realizar esa presentación que nos hemos visto obligadas a aplazar y preguntar a María José un sinfín de detalles que hacen de Aquella vez en Berlín una increíble lectura.

Mis impresiones sobre literatura

Hola, mi nombre es Mónica Rouanet y soy adicta a la lectura. Suelo leer novela y ensayo, aunque de vez en cuando también cae en mis manos algo de poesía y teatro.

Desde hoy, voy a aprovechar este hueco que cada 15 días van a dejarme mis amigos de Algunos libros buenos en su blog para contaros algunas de mis impresiones como lectora y escritora.

Pero primero me gustaría presentarme.

Según me cuentan, aprendí a leer muy pronto. Siempre he considerado la lectura como uno de los mayores placeres. ¿Cómo si no? ¡Algo que te da la posibilidad de vivir miles de vidas que, de otra manera, nunca llegarías a conocer! ¿No os parece increíble? Así que, ya desde niña, comencé a devorar libros de todo tipo. Recuerdo las novelas de Enyd Blyton que, a mis 7 y 8 años me hacían sentir mayor, o las que me acompañaron en mis primeros años de adolescencia, como La edad prohibida, de Torcuato Luca de Tena, o El guardián entre el centeno, de Salinger. Después fueron apareciendo otros autores, como Herman Hesse, o Gabriel García Márquez a los que leí y todavía leo con la sensación de regresar a casa cada vez que lo hago.

También me lancé pronto a llenar hojas en blanco con mis propias historias y personajes.  Hace poco reencontré un par de ellas en casa de mis padres y ¡Ay!, ¡Madre mía! ¡Qué ingenuidad y cuánto atrevimiento! Me encantó comprobar que no tenía ningún miedo a experimentar ni a hacer el ridículo.

Cuando me llegó la edad de ir a la universidad, elegí Filosofía y letras en la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid, donde tuve la suerte de asistir, durante dos años, a las clases de Literatura comparada impartidas por Antoni Blanch i Xiró, uno de los mejores profesores que he tenido en mi vida. Enseñaba con tanta pasión y conocía tan profundamente la materia, que era imposible no contagiarte y querer saber más de cada uno de los libros y autores que desentrañábamos en las clases.

Más tarde me especialicé en Ciencias de la educación y en psicología y, durante casi 22 años, he compartido mi trabajo con menores y familias en situación de riesgo de exclusión social con mi pasión por la escritura.

Pero en mi vida hay un antes y un después. El 28 de diciembre de 1989 (¡Menuda inocentada!), a los 19 años, sufrí un accidente de coche y me rompí entera. Cuando desperté, 12 días después, no recordaba absolutamente nada de mi vida anterior. Me costó mucho tiempo rescatar mis recuerdos. Algunos todavía viajan despistados en espera de que algún día los cace. Algo que me ayudó mucho a volver a ser yo fueron los libros; me gusta anotar en los márgenes las impresiones que me causan los personajes o determinadas escenas. Creo que he debido hacerlo desde siempre porque, al volver a casa desde el hospital, encontré en mi habitación todos mis libros repletos de anotaciones, unas con letra de niña, otras ya con una caligrafía más adulta, que me mostraban los milagros que se esconden en los libros y me habían hecho sentir. Descubrí mis opiniones sobre Siddhartha, sobre un Rengifo perdido en el mar, o sobre Holden y su rebeldía adolescente y, lo creáis o no, me fortalecieron y acompañaron en mi recomposición.

Así pues, nunca, ni siquiera entonces, he dejado de leer ni de escribir. He publicado, por el momento, tres novelas. La primera de ellas, El camino de las luciérnagas, salió por primera vez a la venta en formato digital en Amazon en agosto de 2012. En tan solo un par de semanas, se situó en los primeros puestos de venta hasta llegar al número uno y se vendieron miles de ejemplares. Más tarde, en junio de 2014, la editorial La Fea Burguesía decidió publicarla en papel y pronto se agotaron dos ediciones completas.

Mi siguiente novela, Donde las calles no tienen nombre, fue editada y publicada por Roca Editorial en noviembre de 2015. Tiempo después, Roca Editorial decidió apostar de nuevo por otra de mis novelas y Despiértame cuando acabe septiembre ocupa los estantes de todas las librerías desde el pasado mes de abril. El próximo año, Roca editorial volverá a publicarme una nueva novela de la que puedo adelantaros el título: No oigo a los niños jugar.

Todo lo que he publicado hasta ahora ha sido catalogado como Novela negra (ya hablaremos sobre este género). No oigo a los niños jugar (algún día os contaré de dónde viene el título) es un thriller con tintes psicológicos basada, en parte, en hechos reales.

En este espacio quincenal os hablaré de mis percepciones sobre diferentes temas relacionados con la literatura. Os iré contando cuáles son mis lecturas, las conclusiones que saco de las presentaciones y charlas a las que asisto, lo que se cuece en los festivales en los que participo, lo que me encuentro cuando visito mis librerías de confianza para descubrir lo que colocan en sus mesas de top ventas y de libros recomendados, y un montón de cosas más.

Recordad que todo lo que cuente serán opiniones personales y que pueden coincidir o no con las vuestras. Prometo hacerlo siempre desde el respeto y de una forma amena.

¡Os espero!

Mónica Rouanet

A %d blogueros les gusta esto: